Cloruro de Magnesio

Muchas personas escuchan hablar del Cloruro de Magnesio, pero no saben qué es, o cómo incorporarlo a la rutina diaria para aprovechar sus beneficios y propiedades. Se trata de un compuesto químico constituido en principio por cloro y magnesio que, no solo tiene muchas y variadas aplicaciones en la industria, sino que también es un elemento muy beneficioso para la salud.

Entre sus beneficios principales, el Cloruro de Magnesio es famoso en esencia por su capacidad a la hora de reactivar y vitalizar las funciones renales, actuando eficazmente en la eliminación del ácido que se va acumulando en los órganos. Sin embargo, cuenta con muchas más propiedades que no son tan conocidas, pero resultan de gran ayuda al momento de resolver ciertos problemas de salud.

Beneficios y propiedades del cloruro de magnesio

El cloruro de magnesio es muy útil para reducir los niveles altos de colesterol LDL (o colesterol malo), sobre todo cuando se lo consume con regularidad.

También es funcional para equilibrar el PH de la sangre. Esto significa que la ingesta de cloruro sódico ayuda a mantener el fluido más importante del cuerpo humano libre de impurezas y más oxigenada.

Otra característica muy importante de este compuesto es que facilita el buen funcionamiento de las distintas vertientes cerebrales, lo cual se traduce en una revitalización de los impulsos nerviosos, favoreciendo el equilibrio mental y, de esta forma, actuando como barrera natural contra la depresión, el estrés y las situaciones de ansiedad.

El cloruro de magnesio es un compuesto muy tenido en cuenta y utilizado por los deportistas, ya que ayuda a evitar las lesiones musculares y a acelerar la curación de distintos tipos de heridas y golpes.

Otro de sus principales beneficios está relacionado con su contribución al mantenimiento de una estructura ósea firme y más fuerte, logrando prevenir y aliviar enfermedades como la artrosis.

¿Cómo preparar e ingerir el cloruro de magnesio?

Luego de conocer todos los beneficios y propiedades de este maravilloso elemento, resta saber cómo incorporarlo a la vida diaria. El cloruro de magnesio cuenta con una preparación que le permite ser ingerido por cualquier persona que así lo desee y necesite.

Para realizar una preparación casera, solo se necesitan 30 gramos de cloruro de magnesio cristalizado (que puede comprarse en herboristerías) y 1 litro de agua. 

La receta y los pasos son muy sencillos: se echa el litro de agua en una cacerolita pequeña y se pone al fuego. Una vez alcanzada la temperatura de ebullición, se aparta del fuego y se deja enfriar. El siguiente paso es traspasar el agua a un envase de vidrio y disolver el cloruro de magnesio cristalizado. Como paso final, integrar toda la mezcla con movimientos envolventes.

Otra forma de consumirlo es comprando el cloruro de magnesio ya preparado en tabletas que también venden en las herboristerías y algunas dietéticas.

¿Cuáles son las proporciones ideales para consumir la preparación?

En cuanto a las cantidades, lo más habitual es tomar de una a dos cucharadas al día. Respecto a las contraindicaciones y efectos adversos, no son significativas en sujetos sanos. 

De todas maneras, deben abstenerse de su ingesta aquellas personas afectadas de insuficiencia renal o durante un episodio de diarrea o colitis, ya que al tener efectos laxantes el cloruro de magnesio puede agravar los síntomas. 

En todos los casos y para cualquier perfil de persona, siempre se recomienda consultar la ingesta de este tipo de compuestos con el médico o farmacéutico, y realizar el pertinente seguimiento de su actividad y evolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *